Nuestra Misión

Nuestra iglesia está comprometida a alcanzar a las personas y conducirlas a un encuentro con Jesús. Además, integrarlas a la familia de Dios en una atmósfera de amor cristiano. Estamos enfocados en ayudar a las personas en su crecimiento espiritual, equiparlas para el ministerio y cumplir su misión.

Nuestra Visión

“Ver vidas transformadas, edificadas y equipadas para honrar a Dios en el mundo.”

¿Qué nos impulsa?

Somos una iglesia impulsada por los propósitos de Dios y no por los programas, la tradición, los edificios o las finanzas. Creemos en el potencial de las personas.

Nuestros Pastores

David Rodríguez & Dina Barajas

Pastores

David Rodríguez y Dina Barajas son los pastores en la IDDPMI La Familia del Rey en Carolina.

David Rodríguez y Dina Barajas han sido pastores entregados a la obra desde el 2001. El pastor David Rodríguez es conocido por su pasión para predicar la palabra, su determinación y entusiasmo para que los amigos encuentren un lugar en donde puedan pertenecer, logren crecer como individuos y compartan las maravillas que Dios ha hecho en sus vidas.

La pastora Dina Barajas es una mujer dedicada a la obra y al ministerio pastoral. Es una adoradora entregada que contagia los deseos de experimentar lo que es entregarse en cuerpo, alma y espíritu a Jesús.

David Rodríguez y Dina Barajas tienen 25 años de casados y han procreado tres hijos (Jonathan, Jeydi y Julady Rodríguez Barajas) los cuales trabajan mano a mano al lado de sus padres, inspirando y testificando que la familia formada y fundamentada en Jesús es una institución fuerte, llena de esperanza y capaz de superar cualquier reto.

Ambos con su determinación, entrega y pasión han construido vidas que hoy se unen en la IDDPMI La Familia del Rey de Carolina para continuar esparciendo las buenas nuevas de salvación en Puerto Rico y el mundo.

 CONSTRUIMOS UN TEMPLO. CONSTRUYENDO VIDAS.

Pastor David Rodríguez 

El proyecto de la construcción de las facilidades de la Iglesia responde a la visión de proveer un lugar donde las personas quebrantadas, con frustraciones, deprimidas y confundidas puedan encontrar esperanza, ayuda, perdón, estímulo, amor y aceptación.
Un lugar donde las personas puedan ser equipadas para cumplir su misión de vida y un lugar donde anunciar las buenas noticias de salvación en una atmósfera de alabanza y presencia de Dios.