Ven a formar parte del ministerio que prepara el terreno para que el poder de Dios se manifieste. El propósito de este ministerio es establecer y extender el reino de Dios, cubrir la Iglesia y sus ministerios, destruir las obras y planes de las tinieblas, desatar ligaduras y romper yugos por medio de programas de oración y ayuno.